sábado, 9 de mayo de 2015

El aprendizaje basado en proyectos

¿Qué elegirías, escuchar una clase de historia sobre la Transición Española durante una hora pegado al pupitre o desarrollar proyectos de investigación sobre la misma con otros compañeros a través de diversos recursos multimedia como vídeos o documentos? ¿Qué prefieres, volver del recreo y que te expliquen la teoría del origen de las especies de Darwin en varias sesiones o utilizar los recursos de la red y realizar una infografía sobre los momentos más importantes de dicha teoría? Preguntas similares han empezado a realizarse docentes de diversos centros educativos de todo el territorio nacional y han empezado a valorar los beneficios del aprendizaje por proyectos.

Algunos institutos, como el de Sils (Girona), han tomado muy en
serio este tipo de metodologías y están empezando a aplicarlas en sus aulas. ¿El resultado?, una mayor implicación por parte del alumnado en las asignaturas. En palabras de su directora, Iolanda Arboleas, "Queremos futuros ciudadanos que sepan relacionar aprendizajes, de adaptarse a los cambios, de innovar y de comunicar bien".  La metodología basada en proyectos conlleva una mayor implicación del alumno en su aprendizaje. El alumno otorga un significado a su estudio y lo relaciona con la realidad. Este punto es fundamental puesto que los alumnos, a lo largo de su vida, van a tener que ir resolviendo problemas reales y su implicación para llevar a cabo el desarrollo de diferentes proyectos es lo que le va a permitir adquirir destrezas y habilidades en la búsqueda de soluciones ante los problemas. No estamos hablando sólo de la adquisición de destrezas y habilidades en el área técnica sino, también, de trabajo en equipo y comunicativo.

Como aparece en una de las presentaciones de Fernando Trujillo (@ftsaez), "la educación en tiempos de crisis es compleja pero es una forma de responder ante esa complejidad". Cuando aparece la palabra proyecto en nuestra vida nos carga de energía para llevar a cabo cualquier actividad. Ello se traduce en la elaboración de un programa, una planificación y una organización en el plan de trabajo. Si queremos un cambio e innovación en nuestro sistema educativo empecemos a plantearnos retos nuevos que permitan que nuestros alumnos de hoy sepan afrontar el mañana.